¡NO CEDAS TUS DERECHOS!

453 Views

En los últimos tiempos se viene presentando una tendencia en diversos países a nivel mundial por avanzar en el tema de la protección de los Derechos de Autor, lo que impacta positivamente en la valoración del acto creativo y el reconocimiento a la labor profesional de compositores y arreglistas.

Una de las formas de protección es que, contraria a la práctica contractual colombiana de incluir cláusulas en donde se exige la sesión de Derechos de Autor por parte del contratista/creador, a nivel internacional dichas cláusulas no se incluyen, posibilitando que a futuro el autor pueda percibir beneficios por el uso de su obra mediante la publicación de partituras, grabaciones y comunicación pública, entre otras formas de uso. Una de las herramientas legales que se emplean a nivel internacional, y que poco a poco empieza a difundirse en Colombia, es la Licencia de Uso -autorización del autor- del material que se produce dentro del encargo o comisión.

De hecho, recientemente la Dirección Nacional de Derecho de Autor en su Circular No. 23, del 30 de enero, dedica un apartado a dicho tema, así:

Las autorizaciones de uso, comúnmente conocidas con el nombre de licencias o licencias de uso, pueden ser concedidas por el titular de los derechos patrimoniales, en ejercicio de su autonomía de la voluntad, bien sea a título gratuito u oneroso.

A través del contrato de licencia el autor o titular derivado de los derechos de una obra, conocido como el licenciante, tiene la potestad de autorizar, sin desprenderse de sus derechos, la utilización de su creación, bajo las condiciones de tiempo, modo y lugar establecidas en dicha licencia, a un licenciatario o usuario.

Se aclara, que uno de los principios fundamentales del derecho de autor es la independencia de las utilizaciones, es decir: la autorización para utilizar una creación en una modalidad de explotación, no faculta para utilizar la misma en otra modalidad distinta (artículo 77 Ley 23 de 1982).


Al momento de expedir una Licencia de Uso deben tenerse en cuenta tres aspectos fundamentales: tiempo (duración), lugar (territorio) y modo (cuál es el uso que se autoriza a través de dicha Licencia). Básicamente lo que le interesa a una institución y/o agrupación al encargar una obra es estrenarla, tocarla a futuro y, eventualmente, incluirla en una producción discográfica. Posiblemente le interese también un tiempo de uso exclusivo. Estos elementos deberán incluirse en el documento de autorización y tendrán todo el efecto legal para la tranquilidad tanto de quien encarga como para la del creador y su futuro.

DESCARGA AQUÍ UN FORMATO DE LICENCIA DE USO PARA TUS CONTRATOS DE CREACIÓN DE OBRAS Y/O MATERIALES

Contáctanos:

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com